And the winner is… Lydia Valentín

Es imposible dudar de sus éxitos deportivos. Es la selección que más títulos mundiales ha conseguido, la que ostenta el récord de victorias seguidas… Tampoco, se puede dudar de la labor integradora que realiza en un país como Nueva Zelanda, en el que conviven personas de orígenes tan diferentes. Los All Blacks son, por tanto, justos ganadores de un Premio Princesa de Asturias de los Deportes.

Sin embargo, de haber formado parte del jurado de esta Edición, nosotros no nos hubiéramos decantado por ellos. Con ello, no estamos hablando de justicia o injusticia del fallo de un jurado que ha tenido que enfrentarse a veinticuatro meritorias y dispares candidaturas. Tan sólo, queremos compartir con vosotros cuál habría sido el sentido de nuestro voto y por qué.

No hay que ser muy avispado para, una vez leído el título de este artículo, saber que, este año, nosotros le hubiéramos concedido el Premio a Lydia Valentín.

No tendría mucho sentido ponernos a enumerar todos los éxitos deportivos de esta halterófila berciana, pues son, de sobra, conocidos por cualquier seguidor del deporte español. A sus numerosas medallas conseguidas en Campeonatos Mundiales y Europeos, la reciente Campeona de Europa ganó, en 2016, tres medallas olímpicas pertenecientes a tres Juegos Olímpicos consecutivos.

Pero, a pesar de estas tres medallas olímpicas, las trampas de otras han provocado que Lydia, que siempre se ha mantenido limpia en un deporte tan manchado en los últimos tiempos por el dopaje, sólo haya podido subirse al pódium en Río de Janeiro. A Lydia le han robado los aplausos de Pekín y de Londres, el reconocimiento del público, el protagonismo ante las cámaras… A Lydia le han arrebatado ser la Reina del mundo en dos ocasiones. Acabará recibiendo su merecida medalla de oro del 2012, pero nunca sabrá qué habría sentido de haberse subido a lo más alto del cajón de las preseas de Londres y haber escuchado el himno nacional en su honor.

Los All Blacks siempre estarán ahí. Pero, este año era el año de Lydia Valentín. Para nosotros, tú eres la ganadora.

11

“El objetivo no es estar en Tokyo, sino ganar en Tokyo”

Dos tiradores y dos armas diferentes, pero un mismo objetivo: ser campeones olímpicos. Lucía Martín-Portugués y Guillermo Sánchez saben que no lo van a tener nada fácil. A las dificultades propias de su deporte, la esgrima, en el que la supremacía europea dificulta enormemente la clasificación en un Preolímpico, hay que añadir que ninguno de los dos recibe ningún tipo de ayuda o subvención, teniéndose que costear ellos mismos los gastos de su participación en las distintas pruebas internacionales. Sin ir más lejos, Lucía, posiblemente en el mejor momento de su carrera deportiva, no podrá acudir al próximo Grand Prix de Moscú por falta de recursos económicos. Sin embargo, a pesar de estas dificultades, ninguno de los dos se rinde y ambos entrenan, día tras día, sin dejar de lado su educación, con vistas a hacer realidad su sueño.

Losty - Guillermo y Lucía

Losty se ha puesto la careta y se ha acercado al CAR de Madrid para hablar con ellos. Aquí tenéis el resultado: